Sígue Notivisión en Facebook

Firmas

PARTIDOS DE ¿OPOSICIÓN?

POR: CÉSAR CORNELIO APARICIO

oposicion
FOTO: INTERNET

A toda acción corresponde una reacción, nos marca el enunciado newtoniano respecto al movimiento y desde que Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo de presidente de la república, ha generado, como no lo hicieron sus predecesores, de marcar todo lo que sirve para que los partidos políticos, diferentes a MORENA, reaccionen y solamente reaccionen.

En el transcurso de dos meses, las propuestas de campaña se han venido haciendo realidad; el combate a la corrupción, desde arriba y dentro del gobierno, han resultado en mayor simpatía y popularidad para el titular del Ejecutivo; la legitimidad se la ha ganado y le han contribuido consecuencias lamentables como el estallido en ductos; moralmente, se ha convertido en el líder de una nación, que comenzó por reconocer  dignamente a las Fuerzas Armadas; ha dejado entrever, que el combate a la corrupción va en todo sentido de la vida pública del país, comenzando por el tema de los hidrocarburos.

Todo ello es parte de las acciones directas de un presidente de la república, que durante tres mandatos presidenciales anteriores, representó la oposición real, crítica, social y aspiracional del colectivo social. Durante su largo periodo de campaña, pudo contar con el equipo de personas y la apertura personal para poderse hacer de las necesidades del pueblo, para capitalizar el hartazgo de la ciudadanía… y siempre fue oposición.

Hoy, diputados, senadores, gobernadores y dirigentes de los partidos, se esfuerzan en llamarse de oposición y aspiran a serlo, pero solamente reaccionan, no hay propuestas; están desorientados, sin discurso que pueda hacer que las personas volteen a mirar sus alternativas, las cuales simplemente no existen.

Comisiones de diputados que quieren nombres de delincuentes, detalles de los operativos de seguridad pública; dirigentes de partidos que se preocupan, ahora si, por las desgracias sociales y el precio de los hidrocarburos; expresidentes de la república que declaran y se condenan al tiempo; medios de comunicación masivos y presentadores de noticias que magnifican las consecuencias de un reordenamiento en los asuntos públicos… todos reaccionan, pero no proponen, por lo tanto no hay oposición y no deberían hacerlo, porque ahora, la real y crítica oposición, la de las acciones, está en el gobierno.

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN