Contacta Notivisón TV
pavel ulianov pavel ulianov

Firmas

LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS

LA LUCHA POR LA AUTONOMÍA SIGUE
POR: PAVEL ULIANOV

FOTO: NOTIVISION TV

Nota

el

A más de 200 años del inicio de la lucha por la independencia, los pueblos originarios que aportaron miles de vidas para el triunfo de esta causa, lejos de la historia y celebraciones oficiales, lo único que tienen que celebrar es que continúan firmes en sus resistencias y luchas contra la desigualdad, por la restitución de las tierras comunales, la defensa de sus recursos naturales y la búsqueda incansable e histórica de la autonomía.

En los más de once años que duró el proceso de independencia, la participación de los indígenas en las distintas batallas fue de un 50 a un 60 % del total de los combatientes, cifras nada alejadas de la realidad si se considera que la población para 1814 era de 6,122,000 habitantes, de los cuales los pueblos indígenas constituían el 60%, las castas el 22% y los blancos el 18% (Fuente: Von Gisela / los indígenas y el movimiento de independencia). Lo que significa que miles de indígenas dieron sus vidas y su sangre para que la independencia pudiera surgir, expandirse y consumarse, participando al lado de Miguel Hidalgo, José María Morelos y Vicente Guerrero entre otros insurgentes.

Los indígenas que se sumaron individual o colectivamente a los combates por la independencia eran personas de alrededor de 30 años, que sostenían una familia, pagaban tributo y cumplían con las obligaciones de sus comunidades. Las causas por las que se unieron a la lucha fueron, la sed de justicia social por la brutal explotación y discriminación a las que eran sometidos, la búsqueda de la restitución de sus tierras y aguas comunales, la promesa de disminución de los tributos y la defensa de la integridad comunal.

Entre los líderes indígenas que participaron en la lucha armada sobresalen Albino García Ramos, Juan Paulin, Pedro Rosas, Lázaro Ximénez, Juan Sebastián Bosques, Encarnación Rojas y Pedro Asencio Alquisiras, este último venció incluso a Agustín de Iturbide en la cañada de Tlatlaya mediante la guerra de guerrillas cuando era realista, “organizó sus partidas haciendo que los habitantes de los pueblos fueran simultáneamente soldados y campesinos, que cabalgando a lomo de mula caían como rayo sobre el enemigo por entre senderos abruptos y con la misma presteza desaparecían” (Herrejón Peredo Carlos / Pedro Ascencio y la consumación de la Independencia), logrando obtener el grado de capitán insurgente.

En el presente, bajo el ámbito de las celebraciones oficiales, los pueblos y comunidades originarias nada tienen que celebrar, el Estado mexicano ha sido totalmente incapaz de resolver la deuda histórica que se mantiene con las ancestrales comunidades, son los más pobres entre los pobres, los más discriminados entre los discriminados y los más explotados entre los explotados.

Las propias cifras oficiales reconocen que en la actualidad 7 de cada 10 indígenas se encuentran en la pobreza (Instituto Nacional de Estadística y Geografía / 2015), el porcentaje de niños indígenas de entre 3 y 5 años que no asiste a la escuela es de 64.4 por ciento, así mismo, un 23 por ciento de hablantes de lenguas originarias, son analfabetas. Por otro lado, 18 millones de indígenas sufren discriminación negativa debido a su fenotipo, vestimenta, idioma o sus costumbres (Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social – Occidente / 2016), en otro ámbito, las comunidades continúan siendo despojadas de sus territorios y recursos naturales, toda vez que gran parte de la riqueza petrolera, gasífera y mineral sin explotar del mundo, yace bajo tierras indígenas.

En síntesis, la situación de los pueblos indígenas es similar a la que prevalecía hace más de 200 años “es terrible ver que muchos grupos indígenas siguen igual o peor que en aquella época. Antes de la Guerra de independencia, a pesar de que los indios estaban en encomiendas y en minas donde sufrían muchísimo, al menos tenían reconocidas sus Repúblicas de indios, sus juzgados y la propiedad comunal de sus tierras, desgraciadamente todo eso se fue desvaneciendo” (León-Portilla Miguel / los pueblos indígenas y su participación en la historia de México).

En perspectiva, sin la participación de los pueblos originarios, la guerra de independencia no hubiera sido posible en ninguna de sus fases, son ellos el sujeto de la historia de este proceso social, sin embargo, contradictoriamente, fueron los menos beneficiados, y desde entonces muchos pueblos y comunidades originarias continúan luchando por el autogobierno, la libre autodeterminación y la autonomía, derechos que ni la independencia, ni posteriormente la revolución, 100 años después, han podido restituirles.

“A doscientos años de la independencia y cien de la revolución lo único que podemos celebrar los pueblos indios es que seguimos luchando por la autonomía y la libre autodeterminación y es justo con estas acciones como transgredimos en la vida cotidiana la celebración de arriba” (Domínguez Fortino / Transgredir al bicentenario de arriba).

Twitter: @PavelUlianov
Email: pavel-ulianov@hotmail.com
Facebok: www.facebook.com/PavelUlianov

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN

Firmas

EL PUEBLO P´URHÉPECHA: PUEBLO GUERRERO

POR: PÁVEL ULIÁNOV GUZMÁN

Nota

on

pavel ulianov
FOTO: PÁVEL ULIÁNOV GUZMÁN

Históricamente, el pueblo p’urhépecha es un pueblo guerrero, antes de la invasión española, se caracterizó por excelencia como un pueblo combativo, después la conquista, se convirtió en un pueblo en resistencia y lucha.

En Mesoamérica, el papel de la guerra fue trascendental para la conformación de Estados y áreas culturales. La historia de la guerra en Mesoamérica es larga y compleja, sin embargo, las expansiones militares aceleraron el intercambio de tecnologías, ideas y patrones culturales. Entre los propósitos de guerra se encontraban: la captura de victimas para el sacrificio como componente fundamental de su cosmovisión, imponer la autoridad de una clase o grupo sobre otro y la obtención de territorios, tributos en bienes o servicios y mano de obra (Fuente: Hassig Ross / La guerra en la antigua Mesoamérica, 2007).

En este contexto, en el antiguo territorio de lo que actualmente es Michoacán, el Estado era encabezado por el Cazonci o Irecha, quien a su vez, junto con su “Capitán General”, lideraba su respectivo ejército, en este marco, los p’urhépecha o “gente común”, “guerreros”, “campesinos” o “visitantes”, eran quienes nutrían el grueso de la milicia. “A cada uno de estos valientes hombres encomendaban un barrio, que era como capitanía y iba con cada barrio un principal que llevaba la cuenta de cada barrio y conocía los vecinos de el” (Alcalá Jerónimo / Relación de Michoacán,1540). Es otras palabras, las grandes masas de los p’urhépecha, combatieron y perecieron por la conformación del Señorío, constituyeron cuantitativa y cualitativamente el ejército del Señorío.

En este sentido, las armas utilizadas en el ejército p’urhépecha prehispánico, eran de cuatro géneros: a) punzantes (el arco y la flecha, así como distintas lanzas), b) punzo cortantes (el cuchillo), c) cortante (el hacha y la macana) y d) contundente (la porra y la honda). Estas armas, estaban principalmente destinadas a inhabilitar al enemigo para buscar su posterior sacrificio. Entre sus tácticas militares, sobresalían los ataques en emboscada, operaciones de engaño y camuflaje y ataques simultáneos por varios flancos (Martínez Roberto / Guerra, conquista y técnicas de combate entre los antiguos tarascos, 2009).

Los objetivos de la guerra prehispánica en Michoacán eran: a) la obtención de cautivos para su sacrificio, b) la lucha por el poder por parte de un linaje o clase social, c) el sometimiento del enemigo y d) la adquisición del tributo o el acceso de determinado recurso. Mantenía un carácter religioso, y periodos ordinarios y extraordinarios, los periodos ordinarios se realizaban siempre después de las cosechas y los extraordinarios se determinaban por las circunstancias (Ruiz Eduardo / Michoacán: paisajes, tradiciones y leyendas,1891).

Un elemento central del sistema militar p’urhépecha, es que mantenían una sólida organización de espías, lo que les daba información privilegiada. Los espías mantenían entre sus funciones: inspeccionar el terreno antes de atacar para conocer “todas las entradas y salidas de aquel pueblo y los pasos peligrosos y dónde había ríos”, mostrar la traza del pueblo enemigo al Capitán General, vigilar los caminos y a enemigos particulares para que no los tomaran por sorpresa (León Nicolás / Los Tarascos, 1904).

De igual manera, utilizaban lo que ahora se conoce como “guerra psicológica”, pues antes de arribar a un lugar determinado a conquistar, incendiaban los bosques cercanos, con lo que causaban un profundo impacto emocional, por otro lado, afectaban anímicamente a los pueblos rivales, mandando a poner señales de guerra tales como “pelotillas de olores y plumas de águilas y dos flechas ensangrentadas”, así mismo, en particular resalta el caso del sacerdote Naca, quien mandado por el Señor Zurunban, intentó levantar un ejército en contra de Tariácuri, pero éste, al saber por medio de sus espías de los planes de guerra de sus enemigos, mandó emboscar, asesinar y cocinar a Naca, para después enviarlo y darlo a comer a sus enemigos, sin que estos se enteraran de su procedencia, sino hasta después de haberlo ingerido “Y Zurunban quedó en el patio vomitando la carne, y sus mujeres, y metiendo las manos en la boca para echar la carne, y no la pudieron echar que ya estaba asentada en el estómago y vientre. Y quedó muy corrido Zurunban del engaño que le hizo Taríacuri”.

Finalmente, una incógnita del periodo prehispánico es ¿por qué los mexicas no pudieron conquistar a los p´urhépecha?, pregunta que puede responderse con las siguientes hipótesis:

a) Los P’urhépecha mantuvieron superioridad numérica durante las incursiones mexicas al actual Michoacán “Hacia 1476, Axayácatl y sus aliados con un ejército que, según las crónicas, estaba formado por veinticuatro mil hombres, marcharon con rumbo al occidente, hacia la región poblada por los renombrados purépechas…Situados ya los aztecas en territorio enemigo, descubrieron por sus espías que el ejército de Michoacán era en realidad más poderoso, puesto que tenía cerca de cuarenta mil hombres” (León-Portilla Miguel / Axayácatl, poeta y señor de Tenochtitlan, 1966).

b) La utilización del cobre para la forjación de instrumentos de guerra, tales como puntas de flecha, porras y hachas, lo que les genero ventaja en el campo de batalla (Bartra Roger/marxismo y sociedades antiguas, 1975).

c) La instauración de 3 Ciudades-Estado (Pátzcuaro, Tzintzuntzan e Ihuatzio) que permitió enfrentar con éxito la Triple Alianza (Tenochtitlan, Texcoco y Tlacopan).

“Que ya murió y se desató allá, murió en la guerra, hermosa muerte es y de valentía es” / De los que moriría en la Guerra – Relación de Michoacán.

Twitter: @PavelUlianov

Email:    pavel-ulianov@hotmail.com

Facebook:www.facebook.com/PavelUlianov

Instagram: www.instagram.com/pavelulianovguzman

YouTube: www.youtube.com/channel/UCt6bLfOjk_pxQneF5jRUqVQ

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN
Continuar leyendo

Firmas

MIGRANTES CENTROAMERICANOS, LA MIRADA HACIA EL NORTE

TODOS MIRAN HACIA EL NORTE, SEAN CENTROAMERICANOS O SUDAMERICANOS… O MEXICANOS.
POR: CÉSAR CORNELIO APARICIO

Nota

on

migrantes
FOTO: FACEBOOK

El territorio de la Nueva España, comprendió, continentalmente, desde el suroeste de la Columbia Británica en Canadá, la mayor parte centro-occidental de USA, México, Belice, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras y Nicaragua.  Su duración fue de 1535 hasta 1821, con la independencia mexicana como inicio de la disolución virreinal. A la fecha, con algunos matices de apreciación geopolítica, Canadá, USA y México conforman el bloque norte del continente, Centroamérica y Sudamérica completan el continente Americano.

Estados Unidos de América y Canadá, representan la tierra de las oportunidades laborales y de mejora económica familiar de la gran mayoría de los migrantes legales e ilegales; los acuerdos comerciales de mayor impacto continental, se han signado entre estos tres países demostrando además, la disposición política para participar en temas de seguridad, energía, economía y turismo principalmente. Aliados comerciales históricos pero con poca identidad en común, con mucha desigualdad en formas y fondos respecto a la cultura y las formas de gobernar.

Nuestro país, resultante de la multicultura originaria y el contacto europeo, sobre todo español, ofrece una diversidad tan rica, que basta con transitar de una región a otra, dentro de un mismo estado, para darnos cuenta de que parecieran ser muchos países en uno solo: zonas económicas de primer mundo, riquezas naturales; idiomas que no tienen raíz común con ningún otro, rasgos físicos en extremo diferentes, usos y costumbres milenarios, componentes geográficos y climáticos variados, todo eso es México.

También, es lugar de paso para poder llegar a USA; existe una ruta bien definida, principalmente por las vías del ferrocarril, para el tránsito o tráfico de personas indocumentadas en su intención de llegar a la llamada Unión Americana. Miles de centroamericanos hoy, vienen caminando por nuestro territorio y las reacciones de los mandatarios nacionales no se hicieron esperar: el presidente Trump, espera que nuestro país impida por diferentes medios, que los indocumentados crucen  México y el presidente Peña Nieto en discurso, ofrece la recepción de todo aquel extranjero que quiera acogerse al visado humanitario.

 

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN
Continuar leyendo

Firmas

CONSEJO SUPREMO RATIFICA CREAR MUNICIPIOS INDÍGENAS POR USOS Y COSTUMBRES SIN PARTIDOS POLÍTICOS

CONSEJO SUPREMO INDÍGENA

Nota

on

pavel ulianov

El Consejo Supremo Indígena de Michoacán, ratificó mediante una misiva al Congreso del Estado, la solicitud de creación de 10 municipios indígenas autónomos, a través de usos y costumbres y sin partidos políticos, en las comunidades de Santa Fe de la Laguna, Cuanajo, Carapan, Pamatácuaro, Zirahuén, Capácuaro, Aranza, Cocucho, Tirindaro y San Ángel Zurumucapio.

La solicitud se encuentra fundamentada en los artículos 2 y 4 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, los artículos 4 y 5 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el artículo 3 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, fue presentada inicialmente el 28 de agosto del presente año a la Secretaría de Asuntos Parlamentarios de la LXXIII Legislatura y ratificada posteriormente el día 25 de octubre del año en curso a la Presidencia de la Mesa Directiva de la LXXIV Legislatura.

Así mismo, demandan como expresión concreta de su libre autodeterminación, la entrega del presupuesto directo de “todas las comunidades que así lo soliciten mediante las Asambleas Generales respectivas” y el reconocimiento constitucional de los Consejos de Gobierno Comunal, las Rondas Comunales y los Jueces Tradicionales.

Finalmente, requieren “consultas libres, previas, informadas, culturalmente adecuadas y vinculatorias” sobre las políticas administrativas o legislativas que les afecten, toda vez que señalan, el Congreso del Estado legisla a espaldas de las comunidades y pueblos indígenas, a la fecha, ni la pasada o actual legislatura, ha consultado a las comunidades indígenas sobre iniciativas de ley que les concierne, a pesar de haber recibido múltiples solicitudes.

El Consejo Supremo Indígena de Michoacán se encuentra conformado por autoridades civiles, comunales y tradicionales de 50 comunidades originarias de las cuatro regiones p´urhépecha.

Twitter: @PavelUlianov
Email: pavel-ulianov@hotmail.com
Facebook:www.facebook.com/PavelUlianov
Instagram: www.instagram.com/pavelulianovguzman
YouTube: www.youtube.com/channel/UCt6bLfOjk_pxQneF5jRUqVQ

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN
Continuar leyendo

LO MÁS VISTO