Sígue Notivisión en Facebook

A partir de ahora, la población del municipio de Lagunillas contará con un Centro de Salud digno, servicio médico oportuno y de calidad, después de que este domingo el Gobernador Silvano Aureoles Conejo inauguró el nuevo espacio totalmente remodelado en beneficio de 5 mil 500 habitantes.
 
El mandatario estatal reconoció el esfuerzo del personal médico para atender la salud de las y los michoacanos y más ahora, frente a la epidemia por COVID-19, esfuerzo que dijo, ha permitido que Michoacán vaya saliendo adelante.
 
«Mi reconocimiento por todo su esfuerzo en esta etapa tan compleja que nos ha tocado vivir, y ante el peligro de contagio nuestras compañeras y compañeros se han mantenido firmes, y que junto con las buenas decisiones que se han tomado, esto ha permitido que salgamos adelante sin echar campanas al vuelo porque esto es impredecible», señaló.
 
Por todo ello, Aureoles Conejo llamó a la población de Lagunillas a mantenerse firmes y no bajar la guardia frente al riesgo que representa la epidemia del COVID-19, que aunque el municipio tiene Bandera Blanca, no deben bajar la guardia y seguir las recomendaciones sanitarias.
 
En su oportunidad, Diana Carpio Ríos, secretaria de Salud en Michoacán, explicó que el antiguo espacio que operaba como Centro de Salud, funcionaba con una infraestructura obsoleta, ya que tenía 50 años de antigüedad.
 
«No cumplía con la normatividad del sector salud y tenía espacios insuficientes, por ejemplo, no había sala de espera, pero ahora tienen un Centro de Salud digno y equipado para dar atención de calidad a la población», detalló.
 
Fueron un total de 4.5 millones de pesos que fueron aplicados en el Centro de Salud, en obras de ampliación del edificio, rehabilitación de áreas interiores y exteriores, construcción del estacionamiento, así como para el equipamiento del complejo.

En su visita al municipio, el gobernador también entregó 12 bastones, 4 andaderas y 17 sillas de ruedas, así como diademas auditivas a personas con discapacidad.

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN