Sígue Notivisión en Facebook

Tzintzuntzan, Mich.-Cada año con la celebración de Corpus en el municipio de Tzintzuntzan se viste de fiesta, tradición, cultura y amor a la tierra y sus raíces para mostrar al mundo entero las tradiciones ancestrales que rigen la Capital del Imperio Purépecha.

Explica “Don Samuel” que el ha vivido más de 80 años acompañando esta fiesta en el municipio donde ha trabajado el tule y la chuzpata en todo momento herencia de sus padres y orgulloso de su herencia ha dado de comer a sus cinco hijos de los cuales tres son profesionistas y dos ya casados que siguen fielmente la tradición de tejer el fruto de la laguna que tienen a sus pies.

Continúa contando con ojos nublados y cansados que desde pequeño sus padres y abuelos se organizaban con vecinos y amigos para dar de comer este día, algunas veces mole, corundas rellenas, churipo, carne en chile y se hacían más de cinco o seis cazuelas en su tiempo de niñez aumentando la proporción notablemente hoy día donde 10 cazuelas no alcanzan para dar de comer a la gente.

Así mismo se organizaban para comprar plástico, pelotas, hacían las mujeres tamales y barro que adquirían algunos compañeros que se aventaban en el atrio culminando la comida y la misa de acción de gracias.

Tal como lo indica “Don Samuel” comenta con un dejo de tristeza en la voz: “Antes no había peleas, la gente respetaba a la otra y no era un espacio para pelear como hoy” nos indica don Samuel retirándose con su bordón en mano y con la fuerza y espíritu joven para seguir su camino.

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN