Sígue Notivisión en Facebook

Firmas

¡28 DE ABRIL NI PERDÓN NI OLVIDO!

CRÓNICA DE UNA ESTUDIANTE

estudiantes
FOTO: FACEBOOK

La mañana llegó como gota de lluvia, el rocío comenzaba aparecer, la cuidad permanecía despierta. Recibí una llamada que estremeció mi alma, era Sonia, “cientos de policías (GOEs), encabezados por el gobierno del estado de Michoacán Fausto Vallejo Figueroa y policía federal, están entrando a la Casa del estudiante Nicolaíta”. Mi corazón se llenó de rabia e impotencia al no saber qué hacer. Jóvenes estaban siendo torturados, dolía el alma, las entrañas.

No concebí recuperar el sueño, permanecí pensando, no había cosa que se me ocurriera, y así, amaneció.
Alrededor de las ocho de la mañana volví a recibir la llamada de Sonia, “Se llevaron presos a muchísimos”, decía, “se convoca a una reunión en la casa Lucio Cabañas a las diez, para que vallamos y veamos cómo podemos apoyar”, colgó.

Salí de mi casa alrededor de las diez, con el pensamiento volando, llegué a la casa del estudiante Lucio Cabañas, pregunté en la puerta sobre la reunión y me dijeron que en el comedor, me apresuré al lugar donde se encontraban formando comisiones para las actividades que se realizarían en el transcurso del día, y exigir la libertad de los compañeros. Ahí, me enteré de que en la casa 2 de Octubre había pasado lo mismo que en la Nicolaíta, habían entrado policías y privado de su libertad a moradores de la casa.

En la reunión alzó la mano un compañero, “Me habló el abogado defensor de los moradores que están presos, dice que salgamos de aquí, salieron patrullas de allá y vienen”, decía al chavo. Sin embargo, no nos esperábamos de nuevo la represión y no hicimos caso. Así que terminando la reunión nos dispusimos a salir.

Las puertas sonaron como retumbo de centellas, jóvenes corrían, la chavas asustadas no sabíamos que hacer, corrimos a donde pudimos, puesto que los GOEs entraron violentamente quemando los cuartos de la entrada, tirando gases lacrimógenos que asfixiaban y disparando balas de goma.

Corrí hacia la azotea, pues no conocía esa casa y no sabía hacia dónde ir. De ahí, vi como golpeaban a compañeros que se encontraban en sus cuartos. Eran unos cerdos, los colocaban al suelo y los machacaban como cáscaras de plátano.

Se acercaban a la azotea de la casa los GOEs, entonces corrimos a la azotea de una primaria. Eran muchos que habían subido hacia la azotea, los cuales comenzaron a disparar balas de goma. ¡Lo recuerdo también!, se colocaron en posición de pájaros en el alambre y comenzaron a disparar hacia [email protected] No pudimos defendernos, así que las chavas levantamos las manos, para no ser lastimadas.

Cuando se acercaron hacia nosotras, los malditos, nos decían cosas horribles, nos jalaron y gritaron, e hicieron que bajáramos hacia el patio de la primaria a como pudiéramos. Poco a poco fuimos descendiendo hacia el patio, nos pusieron en el suelo con la cara hacia abajo, en fila. Algunas de las chavas lloraban y les gritaban a los policías, pero en cada grito de una de ellas, golpeaban tremendamente a un hombre. Fueron poco a poco agarrando a los varones, golpeándolos a más no poder, los colocaban en el suelo boca abajo, con las manos en la espalda. Hubo quienes se resistieron a ponerse en el suelo, los cuales fueron golpeados, más intensamente.

Uno de ellos, corrió por una malla, pero con los disparos de las balas de goma, se cayó hacia al piso y se rompió las dos piernas. No dejaban acercarse a él, aun así, también fue golpeado. Un compañero que corría, se regresó por él, pero fue detenido y golpeado brutalmente, de la misma forma. Hubo otro de los estudiantes que no soltaba su celular y le lastimaron horrible la mano, con gritos, insultos y golpes. Los aplastaban, era horrible ver las torturas.

A nosotras las mujeres, nos insultaban, diciéndonos horrorocidades. Hicieron vaciar nuestras bolsas, según ellos, para saber quiénes éramos. Nos retuvieron por 30 minutos.

Más tarde, escuchamos como se abría la puerta de la primaria, entonces vimos a la prensa que entraba con cámaras, grabando. Nos gritaban que saliéramos y huyéramos, que los GOES ya se habían ido. Nos apresuramos hacia fuera, pero cuadras abajo, los GOEs, esperaban y detenían al que corría hacia esa zona.

El medio día era triste como las tardes otoñales, amargo como la hiel. No escuché el canto de las aves, el silencio cubrió la ciudad.

La gente pasaba mirando, distantes y gustosos por las acciones emprendidas por el gobierno. Daba tristeza vivir en un estado donde no pasa nada.

Es mentira que fue pacifico, entraron como bestias, (aunque sea un insulto para ellas), pero su desalojo pacifico, dejó heridos, robaron pertenencias de los muchachos, traumas psicológicos a algunas. Reprimen a los estudiantes cuando los criminales se encuentran en las calles.

No pude contenerme, cuando al día siguiente, me entero que en la prensa decía, “supuestos manifestantes prendieron fuego en algunas habitaciones de la casa del estudiante Lucio Cabañas”, ¿porque no decían que esos malditos entraron quemando los cuartos, y después llamaron a los bomberos para apagar? Da vergüenza tener ese tipo de medios de desinformación. Da pena el rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Salvador Jara Guerrero, cuando declara, “las casas del estudiante no forman parte de lo que se considera como espacio de la autonomía de la Universidad, el hecho de que policías hayan irrumpido en dichas moradas no significa que se haya violentado la autonomía universitaria, autonomía universitaria no significa extraterritorialidad ni que se pueda actuar impunemente o poner en riesgo el estado de derecho”.

Da pena Fausto Días Ordaz, digo, Vallejo Figueroa, cuando criminaliza, “Mi administración apostará a la legalidad, ni más ni menos, ni un paso atrás, no vamos a permitir que se confunda la libertad de manifestación con actos delictivos”. Da tristeza este país, lleno de ciudadanos desinformados y en contra de la misma gente del pueblo. Somos pueblo y debemos defender a nuestro pueblo, estudiamos en escuelas públicas, de manera que tenemos la obligación de luchar por mantener la educación pública.

Sueño en un mañana diferente, donde seamos hermanos, donde lo que le pase a uno, sea preocupación de [email protected] ¡Sueño con un mundo donde quepan muchos mundos, todos los mundos!

¡ALTO A LA REPRESIÓN ESTUDIANTIL!
¡ESTUDIANTES UNIDOS JAMAS SERÁN VENCIDOS!
¡FUERA EL MAL GOBIERNO!

ÚNETE A LA CONVERSACIÓN